¡Una cuerda a la hora de jugar puede ser un divertido obstáculo a superar!

Aquí presentamos algunas formas con las cuales nos hemos divertido y que han favorecido las habilidades de planeación y ejecución motora:

  • Sujetar la cuerda por cada extremo y halarla con fuerza.
  • Pasar arrastrándose por debajo de la cuerda a una altura baja.
  • Pasar por debajo de ésta a una altura media como un gato, arrodillados o en cuclillas, también pueden hacerlo con rollitos o arrastrandose apoyado en la espalda.
  • Saltar por encima de ésta cuando está templada a una altura media o incluso saltarla cuando está en el piso, mientras quienes la sujetan la mueven como un gusanito.

Los niños son expertos inventando nuevas formas de sortear una cuerda. Todas estas actividades las pueden realizar en espacios abierttos o cerrados.

¡Diviertánse y usen dos cuerdas a la vez y verán lo que sucede!